Cuando la FELICIDAD tiene DOS nombres: IMANOL (SD) y MIKEL


miércoles, 18 de abril de 2012

LECCIONES

Hace unos días, hablando con mi prima, me comentaba que por el 21-3, en el colegio de mi ahijada (tiene 4 años), les habían dado unas charlas sobre el Sindrome de Down. 
También la explicarón que su primo Imanol, tiene Sindrome de Down.

Los niños son los que más lecciones nos dan en la vida. Los que nos enseñan que no hay diferencias, que todos somos iguales. El problema es que cuando somos adultos, cambiamos.

Para ella, un niñ@ con Sindrome de Down, es un niñ@ más. La única diferencia que ha podido encontrar, después de que le expliquen que es el SD, son los ojos.  
Para ella ahora, son Chinos. Ja ja ja, me encanta!!! Esta toda orgullosa de tener un primo con SD y encima chulea!!. Te Quiero Mucho Princesa !

Tendríamos que ser nosotros los que aprendiesemos muchas cosas de los niños!

Me han hecho llegar unas fotos de su mochila. Desde la charla del 21-3 ha cambiado y me encanta! Espero que os gusten tanto como me han gustado a mí!






9 comentarios:

  1. Hola... que verdad!!! los niños no hacen diferencia, somos los mayores los que tenemos prejuicios.
    Muchos

    ResponderEliminar
  2. los niños son tan geniales! no tienen prejuicios.
    Son muy listos. Saben q algo no es igual y tienden a protegerles y ayudarles!
    Incluso, a veces, diría q sobreprotegerles. Cuando la andereño le echa la bronca a mi hijo por alguna trastada, el resto de la gela le dicen a la profa q no se enfade con él.
    Hay q tener mucho cuidado, q se aprovechan de esa protección!!! pero es tan difícil...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja que graciosos. Como no se va a aprovechar, si es que son mas listos!!! Imanol con lo peke que es todavía tiene unas mañas ya ...

      Eliminar
  3. Que cierto lo que dices... Los adultos contaminamos todo pero tenemos que cambiar y para eso estamos aquí...para mejorar y educar nuestra sociedad...

    ResponderEliminar
  4. Soy Marisa, es que tu ahijada es más lista que el hambre, parece una viejita con cuatro años, me gusta que enseñen así en la escuela, hay que darse cuenta que un niño con síndrome de Down es igual que uno que tiene orejas de soplillo, no hay que crear diferencias, si lo aprenden de pequeños, de mayores no habrá problemas, así que ánimo y muchos muxus.

    ResponderEliminar
  5. Hola... gracias por vuestra visita, siempre es agradable saber que nos leeis.
    muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Hola gracias por pasaros por el blog otra vez. le diré a la ama de Nerea que os ha gustado, ella está muy orgullosa de su hija, cada vez que la ve tocar el pandero se le cae la baba.
    besitos

    ResponderEliminar